Has envíado el CV a una empresa británica respondiendo a una oferta de trabajo algo vaga, llena de buzz words, con un rango salaria muy amplio. Te ha llamado un recruiter (aparentemente experto en IT) desde Londres interesado por tu perfil, remitiéndote una vacante de una empresa concreta y pidiéndote representarte para con dicha empresa; a lo que has dicho que sí. Un par de días después recibes la noticia de que les ha interesado tu CV y en la empresa desean hacerte una entrevista por teléfono. Continue reading