El trabajo como contractor es de duración determinada, típicamente 3 ó 6 meses. Sin embargo, es frecuente el renovar el contrato con la misma empresa varias veces (Esto a los recruiters les encanta porque vuelven a embolsarse su comisión sin mover un dedo).  Dado que un contractor es básicamente un mercernario, es peliaguda la situación en la que se pide un aumento cuando toca la renovación del contrato.

En ContractorUK, la mejor web dedicada a este colectivo en UK, dedican un artículo a explicar cómo plantear un aumento de tarifa al cliente o cómo intentar cobrárselo al recruiter (el cual está altamente interesado en que el contractor siga en su puesto).

Contractor UK: When IT contractors push for a rate rise