Este es un asunto que he comentado en una ocasión anterior que es bastante recurrente en los CVs que envíais. Se trata del tema de poner los logros en un CV (los famosos achievements). Este es el punto que hace que el tono de un CV británico parezca pretencioso en comparación con uno español, lo cual es una pena porque es una de las claves para distinguir un candidato brillante de otro mediocre.

Para entender un poco de qué estamos hablando, voy a tratar de definir estos términos con mis propias palabras en este contexto:

  • Tareas: Se trata de actividades desempeñadas en el día a día, aquellas que se espera que el trabajador cumpla. Típicamente aparecen en la oferta de trabajo.
  • Logros: Actividades que se salen de la rutina. Por ejemplo
    • Mejoras a procesos o políticas existentes.
    • Encargos venidos directamente de  Aquellas para las cuales la gerencia a depositado su confianaza específicamente en el trabajador.
    • Hechos que han conseguido aumentar las ventas o reducir los costos. Puede tratarse de aspectos rutinarios pero que sean destacables y fuera de lo común para dicho puesto.
    • Haber formado o supervisado a otros.
    • Cosas particulares de las que el candidato se enorgullezca.

Señalando logros es donde se puede conseguir que el lector del CV aprecie que el candidato posee algo que le hace sobresalir del resto. Esto no quiere decir que las tareas carezcan de importancia. Hay que tener en cuenta también que  la mayor parte del tiempo de trabajo se pasa desarrollando tareas de rutina en las que hay poca oportunidad de demostrar o mejorar algo.

(INCISO: Igualmente, a la hora de elegir un empleo, se debería sopesar si se trata de un escenario en el que el candidato va a enfrentarse a retos o por el contrario es un trabajo “facilillo” en el que predomina la rutina. Poniendo un ejemplo, un trabajo en un banco que consiste en escribir páginas JSP (o ASP) que nos da un analista en papel, no es un entorno en el que poder lucirse. Por otro lado un proyecto lleno de código legado que planean actualizar, aunque parezca un escenario poco alagüeño, es el escenario ideal para aprender e implantar nuevos frameworks y tecnologías, y poder decir “Yo cambié tal cosa”)

Algunos ejemplos ficticios de logros:

  • “Optimización de la gestión de incidencias reduciendo en un 20% el tiempo de respuesta para incidencias graves”.
  • “Migración de los sistemas a tal tecnología libre ahorrando a la empresa XXX € al año en licencias”
  • “Implantación de la herramienta de gestión de proyecto Maven reduciendo drásticamente las tareas de mantenimiento”

Dentro de las grandes familias de CVs está el Curriculum Funcional. En este tipo de CV, en lugar de estar orientado a formación y experiencia laboral, se fija la atención en el conjunto de habilidades que posee el individuo u logros que ha conseguido. Este tipo de Curriculum puede ser adecuado para casos en los que se está preparado para un puesto pero no se posee la formación o experiencia demostrable para el mismo. O bien porque la experiencia esté tan dispersa que no sea relevante mencionar las empresas una a una. Como ventaja tiene que permite ocultar errores o lagunas en el CV.  El 90%  de la gente que lea este post no necesitará el modelo funcional, sino que el cronológico será el más adecuado (al ser la experiencia laboral más corta, no es necesario obviar empleos ni maquillar una carrera profesional con altibajos).

Uno de los métodos de plantear un logro es seguir el término mnemotécnico “STAR“, que significa “Situation/Task”, “Action”, “Result”. Si bien en un CV funcional si se pueden describir los logros detalladamente describiendo cada apartado, en el caso de los CVs cronológicos (el que usáis todos), hay que valerse más del contexto para no invertir demasiado espacio. Al estar enmarcado dentro de un empleo, simplemente se pueden describir “Action” y “Result”.  Si tomamos uno de los casos ficticios expuesto más arriba vemos cómo tiene sentido porque contiene ambos elementos: “Optimización de la gestión de incidencias (Acción) reduciendo en un 20% el tiempo de respuesta para incidencias graves (Resultado)”. Muchas veces la gente pone las acciones, pero se olvida de indicar el resultado.

Todo esto no significa que la descripción de los empleos deba contener únicamente logros siguiendo este patrón. De hecho suelo recomendar que la descripción de cada empleo comience con un punto que determine el contexto, tanto en español como en inglés: “Miembro de un equipo de desarrollo de 5 personas realizando tareas de diseño e implementación empleando tecnologías J2EE y Oracle para la industria de las compañías aseguradoras”. Aquí no hay ningún logro sino que se responde a la pregunta “¿Quién era yo?”. Con esto quiero decir que las tareas y los logros sin un contexto son difíciles de valorar.  Si pone “Desarrollo de programas en Java, SQL”, no dice mucho.

En conclusión, como siempre hay que ponerse en la piel del que lee el CV. Describir las tareas en su contexto y no olvidarse de resaltar los éxitos.

Imagen vía Celestinechua

Leave a reply

required

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>